Módulo 5 – Teoría
Actividad física

4. Recomendaciones para la prescripción de actividad física

Según el American College of Sports Medicine (ACSM) y la American Diabetes Association (ADA), los componentes que debe incluir una prescripción de ejercicio físico para la mejora de la resistencia cardiorrespiratoria son1:

  1. Tipo de ejercicio
  2. Intensidad
  3. Duración
  4. Frecuencia
  5. Progresión

A continuación, describimos aspectos que conviene tener en cuenta de cada uno de estos elementos: 2-4

4.1 Tipo de ejercicio

¿Qué hacer? El consumo de glucosa variará en función de los diferentes tipos de ejercicio.

4.2 Intensidad

¿Cómo hacerlo? La intensidad se mide a través de la frecuencia cardiaca máxima (FCmáx). A mayor intensidad, mayor consumo de glucosa. Según el ACSM, para para mejorar la capacidad aeróbica de un individuo, es necesario realizar ejercicios que consigan un mínimo del 55-65 % de la frecuencia cardiaca máxima (FCmáx). Para el cálculo de la FCmáx, se utiliza la fórmula:

FCmáx = 220 – (edad en años del paciente)

Para ayudar a que los pacientes controlen la intensidad del ejercicio, podemos recomendarles sencillas estrategias como:

  • Pulsímetro.
  • Contar pulsaciones durante 10 segundos y multiplicar el valor por 6.
  • Test del habla: realizar ejercicio al ritmo en que se empieza a perder la respiración. (Intensidad moderada-alta)

Este método de la FCmáx no será útil en pacientes tratados con betabloqueantes o que padezcan neuropatía autónoma, ya que ambos aspectos modifican la frecuencia cardiaca normal.

4.3 Duración

¿Durante cuánto tiempo? A mayor duración, mayor consumo de glucosa. El objetivo semanal es lograr 150 minutos de ejercicio a intensidad moderada. Para conseguir este objetivo, podemos realizar sesiones continuas de 30 minutos o sesiones discontinuas de 10 minutos, como mínimo, cada una.

4.4 Frecuencia

¿Cada cuánto? Es importante establecer cuántos días hace falta realizar los diferentes ejercicios. En la medida de lo posible diariamente o días alternos.

4.5 Progresión

¿Qué cambio? Si no existen complicaciones crónicas que lo limiten, son estrategias válidas el aumento del volumen y de la intensidad del ejercicio aeróbico, así como el aumento de la intensidad, la frecuencia o la duración del ejercicio.

Aunque no existe una recomendación universal, a continuación hemos realizado una adaptación de las recomendaciones para la prescripción de ejercicio propuestas por Colberg SR5. Pueden servir de ayuda a los profesionales a la hora de empezar a prescribir los diferentes tipos de ejercicios y sus componentes imprescindibles, a fin de garantizar una buena planificación de ellos.

Tabla 1. Recomendaciones para la prescripción de ejercicio.

Aeróbico Resistencia (fuerza) Flexibilidad y equilibrio
Tipo de ejercicio
  • Caminar, ciclismo, natación, etc.
  • Trabajo con pesas, cintas elásticas, usando el propio cuerpo como peso, etc.
  • Estiramientos estáticos o dinámicos.
  • Equilibrio: estar de pie apoyado en una pierna, yoga, taichí.
Intensidad
  • Moderada (55-65 % FCmáx)
  • Moderada: realizar 12-15 repeticiones de cada ejercicio y quedarse con la sensación de que se pueden hacer 1-2 repeticiones más.
  • Estiramientos hasta un punto de tensión o leve incomodidad.
  • Equilibrio: de baja a moderada intensidad.
Duración
  • Mínimo 150 min/semana de intensidad moderada-vigorosa.
  • Circuito de 8-10 ejercicios con 10-15 repeticiones de cada uno. Realizar entre 1-3 veces ese circuito.
  • Mantener el estiramiento entre 10-30 segundos y realizar entre 2-4 repeticiones.
  • El ejercicio de equilibrio puede ser de cualquier duración.
Frecuencia
  • 3-7 días/semana, con no más de 2 días consecutivos sin actividad.
  • Un mínimo de 2 días no consecutivos a la semana, pero preferiblemente 3.
  • Flexibilidad: ≥ 2-3 días/semana.
  • Equilibrio: ≥ 2-3 días/semana.
Progresión
  • Refuerzo y énfasis en la intensidad, si no existen contraindicaciones por la presencia de complicaciones crónicas.
  • Se puede introducir peso o resistencia con un menor número de repeticiones.
  • Aumento del número de circuitos y, posteriormente, de la frecuencia (días).
  • Aumentar la frecuencia o la duración según se vaya produciendo la adaptación al ejercicio.

Adaptada de Colberg SR5.

REFERENCIAS

  1. Colberg SR, Sigal RJ, Fernhall B, Regensteiner JG, Blissmer BJ, Rubin RR, et the American Diabetes Association: joint position statement executive summary. Diabetes Care. 2010; 33(12):2692-6.
  2. Novials A (coord.), Ampudia FJ, Caballero A, Campillo JE, Gutiérrez A, Murillo S, Pérez A. Diabetes y ejercicio. Madrid: Sociedad Española de Diabetes y Mayo Ediciones, 2006 [citado 28 sept. 2017]. Disponible en: http://www.sediabetes.org/modulgex/workspace/publico/modulos/web/docs/apartados/68/200515_012741_9999160454.pdf.
  3. Murillo S. Diabetes tipo 1 y deporte para niños adolescentes y adultos jóvenes. Barcelona: EdikaMed, 2015.
  4. Roca D, Sauló A. Ejercicio en el paciente con diabetes. Guía de consulta rápida. Procedimientos en diabetes. Madrid: Ed. Mayo, 2014.
  5. Colberg SR, Sigal RJ, Yardley JE, Riddel MC, Dunstan DW, Dempsey PC, et al. Physical Activity/Exercise and Diabetes: A Position Statement of the American Diabetes Association. Diabetes Care. 2016;39(11):2065-79.