Módulo 5 – Recomendaciones
Actividad física

Recomendaciones finales

  • El estilo de vida sedentario y los bajos niveles de actividad física están asociados al desarrollo de varias enfermedades crónicas.
  • El sedentarismo está reconocido como el cuarto factor de riesgo de mortalidad más importante en todo el mundo. Aun así, está también reconocido como uno de los factores de riesgo más modificables.
  • La práctica de actividad física es un pilar fundamental para el tratamiento de la diabetes, junto con las intervenciones dietéticas y farmacológicas.
  • En España, a día de hoy sabemos que un 44 % de la población diagnosticada con diabetes realiza una vida sedentaria.
  • Es necesario que la prescripción de ejercicio físico sea individualizada en función de las características del paciente.
  • La mayoría de los adultos con DT2 deben realizar un mínimo de 150 minutos semanales de actividad física de intensidad moderada, repartidos al menos en 3 días diferentes, sin dejar que pasen más de 2 días consecutivos sin actividad.
  • Los adultos con DT2 deben realizar también 2-3 sesiones semanales de ejercicios de fuerza muscular en días no consecutivos.
  • Para prevenir o retrasar la aparición de DT2 en poblaciones de alto riesgo y con prediabetes, se recomiendan intervenciones estructuradas sobre el estilo de vida. Deben incluir, al menos, 150 minutos semanales de actividad física, acompañados por una intervención nutricional que provoque pérdidas de peso del 5-7 %.
  • Los componentes que debe incluir una prescripción de ejercicio físico son: tipo de ejercicio, intensidad, duración, frecuencia y progresión.