Módulo 4 – teoría
Alimentación

4. Proceso de atención nutricional

Paso 1: VALORACIÓN NUTRICIONAL Y REGISTRO DE NECESIDADES INDIVIDUALES

Implica obtener, verificar e interpretar los datos que se requieren para identificar y comprender las necesidades nutricionales. La prueba de adherencia a la dieta mediterránea conforma una herramienta fundamental para conocer los hábitos de un paciente y resulta muy útil. De forma independiente al patrón de alimentación existen factores como horarios de las comidas, realización de actividad física, horas de sueño, conocimientos, habilidades y actitud en cuanto a un plan de alimentación, ejercicio, tratamiento farmacológico y adherencia global al tratamiento que es importante considerar.

Paso 2: DIAGNÓSTICO NUTRICIONAL Y OBJETIVOS DE APRENDIZAJE DIETÉTICO

Los diagnósticos pueden ser clínicos, relacionados con la ingesta y conductuales-ambientales.

Objetivos: que el paciente y/o los familiares sean capaces de:

  • Reconocer la alimentación como parte fundamental del tratamiento.
  • Identificar el plan de alimentación como forma saludable y satisfactoria de alimentarse.
  • Reconocer los grupos de alimentos.
  • Reconocer los alimentos y bebidas ricos en HC.
  • Reconocer los alimentos ricos en grasa.
  • Identificar los alimentos especiales para personas con diabetes.
  • Escoger el tipo de bebida más adecuada.
  • Aprender a cuantificar e intercambiar de forma equivalente.
  • Entender el plan de alimentación pactado.
  • Poder integrar el plan de alimentación recomendado al menú escolar/familiar/laboral/de fiestas e imprevistos.
  • Relacionar los valores de glucemia según aporte glucídico y actividad física.

Paso 3: INTERVENCIÓN NUTRICIONAL

Las intervenciones se dirigen en ingesta de alimentos o nutrientes, educación nutricional, asesoramiento y coordinación de la atención. Durante las fases iniciales se recomiendan recursos simplificados y posteriormente enfoques más complejos.


  • Guías de alimentación saludables sobre el control de porciones

    • Elección de alimentos saludables.
    • Pirámide alimentaria.
    • Método del plato.
    • Ingesta constante según el patrón alimentario actual del paciente.

  • Guías centradas en los hidratos de carbono

    • Recuento de raciones o gramos de HC.
    • Listas de alimentos.
    • Recuento de HC utilizando ratio.
    • Recuento de calorías.
    • Recuento de gramos de grasas.
    • Otras.


Se puede emplear más de una intervención simultáneamente.

Paso 4: SUPERVISIÓN Y EVALUACIÓN NUTRICIONAL

Se hace necesario para determinar el grado de progreso realizado y el cumplimiento de objetivos del paciente y del profesional. Las sesiones de seguimiento son claves para facilitar la resolución de problemas. Los familiares y otras personas significativas deben implicarse en el proceso de educación nutricional y hay que animarlos a que sigan las recomendaciones de estilo de vida saludable. La evaluación se ha de hacer a partir de resultados objetivos (peso, perfil glucémico y lipídico, tensión arterial, satisfacción con cantidad y tipo de comida), conocimientos (intercambios equivalentes, etiquetado, pruebas de alimentación adaptadas, capacidad oral de explicar el plan de alimentación) y actitud (integración en su vida, adaptación a fiestas o imprevistos).

Se recomienda la valoración de la adecuación y efectividad de la terapia nutricional al menos una vez al año, máxime si hay cambios de horarios, matrimonios, divorcios, cambio de trabajo o domicilio o embarazo.