Módulo 3 – teoría
Nuevas tecnologías

2. Monitorización continua de glucosa intersticial

La monitorización continua de glucosa (MCG) tiene hoy en día un importante valor tanto en el diagnóstico como en el tratamiento de la diabetes.

A diferencia de los medidores de glucemia capilar, los cuales nos dan información de forma puntual, la MCG aporta información de un periodo de tiempo e incluso puede dar información en “tiempo real” sobre el valor, velocidad y tendencia de la glucosa.

El monitor continuo de glucosa se basa en un sensor que se introduce en el tejido celular subcutáneo para ponerse en contacto con el líquido intersticial y un receptor que almacena y/o transmite los datos obtenidos

Figura 2. Sistema de MCG

La aportación de los sensores continuos de glucosa al estudio del comportamiento glucémico ha sido de gran importancia, permitiendo identificar la duración y magnitud de las oscilaciones glucémicas. Si bien la información de la glucemia capilar es de gran utilidad y está totalmente integrada en la práctica clínica habitual, la monitorización continua de glucemia es una herramienta que complementa la valoración del perfil glucémico.

Diferencias entre GC y MCG

MEDIDORES DE GLUCEMIA CAPILAR MONITORIZACIÓN CONTINUA DE GLUCEMIA INTERSTICIAL
Forma y función
Dispositivos portátiles que miden los niveles de glucosa de una muestra de sangre mediante unas tiras desechables. Dispositivos insertados en el tejido subcutáneo que miden la glucemia intersticial las 24 horas del día. Pueden durar hasta 15 días dependiendo del modelo.
En la mayoría de los medidores los datos de glucemia capilar se almacenan en el medidor y se pueden descargar y almacenar en el ordenador mediante un software. Los datos de glucemia se pueden ver en tiempo real y/o descargar en el ordenador mediante un software para su estudio y almacenaje.
Características de los datos
La información generada es el resultado de glucosa en un momento determinado (como una fotografía). La información generada permite observar la progresión de los acontecimientos (como una película).
Las decisiones en el manejo de la diabetes se toman en base a valores puntuales que reflejan cambios relacionados con la dieta, medicación, ejercicio y otros factores relacionados con el estilo de vida. Los cambios glucémicos provocados por la alimentación, medicación y otros factores del estilo de vida pueden observarse de forma continua permitiendo tomar decisiones inmediatas o de forma retrospectiva.
El análisis retrospectivo de los datos generados permite ver patrones glucémicos (es dependiente de la estrategia de análisis). La indicación de tendencias permite al paciente tomar decisiones en tiempo real para prevenir la hipoglucemia y/o la hiperglucemia.
Medición
Glucosa capilar. Glucosa intersticial.

Figura 3. Diferencias entre GC y MCG

La capacidad de obtener información retrospectiva y/o en tiempo real del comportamiento de la glucosa tiene un gran potencial para la modificación de las estrategias de gestión de la diabetes para mejorar los resultados. Sin embargo, existen posibles barreras que deben abordarse para garantizar la aceptación de la tecnología entre los profesionales de la salud, los pacientes y los sistemas sanitarios.

Principales barreras relacionadas con el uso de la MCG

BARRERA COMENTARIO
Incertidumbre acerca de la precisión.

Los datos continuos e información de tendencia requerirán un nuevo nivel de precisión.

Existe la posibilidad de desfase entre la glucosa intersticial y la glucosa en sangre (este retraso se acentúa en períodos de cambios rápidos en los niveles de glucosa.

Se requiere la confirmación con un medidor de glucosa en sangre antes de hacer ajustes de tratamiento.

Falta de financiación. En el sistema actual, la cobertura a gran escala dependerá de demostrar el valor de la MCG en control del paciente con diabetes.
Necesidad de infraestructura educativa. Los pacientes y el personal sanitario requieren de un proceso formativo para la comprensión y gestión de los datos y para evitar la sobrecarga de información.
Es necesaria la comprensión de la farmacodinámica de la insulina y otros factores que afectan a la glucosa en sangre para garantizar el uso adecuado de los datos continuos.
Preocupaciones sobre la carga de trabajo en la práctica clínica. Protocolos, hojas estandarizadas para el registro de la información, descarga de los datos antes de la consulta e integración en la historia clínica informatizada podrían mejorar la eficiencia en la gestión de la información de la MCG.

Posiblemente la mayor utilidad de la MCG resida en favorecer la toma de decisiones terapéuticas compartidas con el paciente. Conocer la frecuencia, magnitud, duración y en qué momentos del día se producen las oscilaciones glucémicas permite que el paciente descubra qué es lo que anda mal y empiece a buscar soluciones con ayuda del profesional. Este procedimiento es especialmente eficaz en el caso de hipoglucemias nocturnas no reconocidas.

Sin duda es un hallazgo que genera ansiedad en el paciente, pero tiene la contrapartida de que se le pueden ofrecer inmediatamente soluciones para tratar de minimizar el problema (modificación de pautas de tratamiento, cambios en hábitos dietéticos, sistema de infusión subcutánea continua de insulina, etc.).

Además de su utilidad clínica, la monitorización continua de glucemia intersticial es una herramienta extremadamente útil para el estudio de las fluctuaciones glucémicas, permitiendo observar el comportamiento glucémico en diversas situaciones: respuesta a determinados diferentes tipos de nutrientes, estudios epidemiológicos, ensayos clínicos…

Actualmente podríamos clasificar los sistemas de MCG en tres grupos:

  • 2.1. Medidores continuos de glucemia retrospectivos
  • 2.2. Medidores continuos de glucemia en tiempo real
  • 2.3. Sistemas de monitorización flash

2.1. Medidores continuos de glucemia retrospectivos

Los medidores continuos de glucemia retrospectivos son sistemas que almacenan la información obtenida por el sensor para su posterior análisis.

Están formados por un sensor que obtiene la información de glucemia intersticial y un dispositivo que almacena dicha información.

Una vez finalizado el periodo de monitorización se descargan los datos a un software que genera los informes con los registros de monitorización.

Figura 4. MCG retrospectiva. Esquema de funcionamiento

2.2. Medidores continuos de glucemia en tiempo real

Los sistemas de monitorización continua en tiempo real permiten conocer la información de la glucemia al instante y de forma continua durante las 24 horas del día.

El sistema de MCG en tiempo real está formado por un sensor que recoge los datos de glucemia, un transmisor que envía (por medio de radiofrecuencia) la información obtenida y un receptor en el que podemos ver los datos de glucemia en tiempo real, tendencias, gráficos de las últimas horas de monitorización… e incluso puede generar alarmas cuando los valores se sitúen fuera de objetivo.

Figura 5. MCG en tiempo real. Esquema de funcionamiento

2.3. Monitorización ‘flash’

La monitorización flash se podría definir como una tercera categoría de sensores continuos de glucosa. El sistema de monitorización flash está formado por un sensor que se inserta en la parte posterior del brazo y un dispositivo que almacena la información obtenida por el sensor y que permite obtener valores y tendencias de glucosa intersticial en cualquier momento acercando el dispositivo al sensor.

Figura 6. MCG ‘Flash’. Esquema de funcionamiento

Principales diferencias entre los sistemas de MCG

Tipo de dispositivo Necesidad de calibración con glucemia capilar Tiempo de monitorización (días) Conexión con otros dispositivos Necesidad de interacción por parte del paciente Información que aporta al paciente/profesional
Retrospectivo SI 6 NO NO
  • Datos de glucemia intersticial de todo el periodo de monitorización
Real Time SI 6-7 días SI SI
  • Valores
  • Tendencias
  • Alarmas
  • Datos de glucemia intersticial de todo el periodo de monitorización
Flash Monitoring NO 14 SI SI
  • Valores
  • Tendencias
  • Datos de glucemia intersticial de todo el periodo de monitorización